Tendencias en sostenibilidad

Este año puede ser clave a la hora de hacer negocios si tenemos en cuenta las tendencias en sostenibilidad. Los expertos coinciden en que las empresas deben responder a las expectativas sociales y nuevas regulaciones para alcanzar un futuro ético. Por ello, la colaboración conjunta entre el sector público y privado es crucial para lograr esta transformación empresarial.

  1. Hacer negocios en un entorno incierto

El 2024 se presenta como un año complicado para hacer negocios ante la incertidumbre de la inflación, la crisis energética y el avance tecnológico. Sin embargo, las empresas buscan la rentabilidad a través de prácticas éticas y que tengan un impacto positivo en el medioambiente.

La transición energética es una gran oportunidad de inversión para todos los que dispongan de capital. De hecho, esta financiación privada es de suma importancia para contribuir a un modelo de desarrollo sostenible. Un aspecto clave son las alianzas estratégicas y colaboraciones enfocadas a garantizar la sostenibilidad en ciertos sectores, como el del turismo o la construcción.

  1. Despliegue normativo en sostenibilidad

El marco legal representa un avance y mayor seguridad a la hora de enfrentar las obligaciones empresariales. La Directiva (UE) 2022/2464 del Parlamento Europeo y del Consejo de 14 de diciembre de 2022(CSRD) obliga a las empresas a presentar información sobre la sostenibilidad para contribuir a un sistema económico y financiero más integrador.

Las empresas tendrán que revisar sus flujos de trabajo para planificar escenarios más favorables. Dentro de sus obligaciones se encuentra el reporting en materia de sostenibilidad y facilitar información sobre la existencia de sistemas de incentivos ligados a estas cuestiones. Además, deberán aplicar esta normativa en el ejercicio del 2024 para los informes publicados en el 2025.

  1. Foco en la rendición de cuentas

La CSRD afecta principalmente a las mayores empresas europeas. Aunque esto no quiere decir que se lleven a cabo nuevas líneas de actuación que incluyan a las pymes y respondan a las expectativas sociales. El punto de mira está en la transparencia, por esto, esta medida de rendir cuentas representa un paso más para el progreso.

El objetivo es que las diferentes industrias y empresas trabajen de forma conjunta contra la corrupción para garantizar la protección de los derechos humanos. La planificación, la apertura al diálogo y la toma de decisiones informadas son aspectos decisivos para acabar con estas prácticas ilícitas. Este año se conmemora el 10º aniversario del Principio Diez del Pacto Mundial, por lo que estamos ante el escenario perfecto para conocer los nuevos avances en este aspecto.

Tendencias en sostenibilidad

  1. Participación positiva de las empresas en los ecosistemas públicos

El capital privado tiene un papel destacado en un ecosistema económico y social propicio para el desarrollo sostenible. Esto no quiere decir que la colaboración pública tenga que mantenerse al margen, puesto que las empresas tienen que ser más proactivas. Esta es la única manera de avanzar en esta materia y eliminar los obstáculos.

Las empresas adheridas a la Red Española del Pacto Mundial demuestran este compromiso. Actualmente, el 68 % del tejido empresarial está contribuyendo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). De este modo, se presentan nuevas oportunidades y responsabilidades para construir economías más resilientes. Para evitar riesgos y formar parte de este entramado, lo mejor es ponerse en manos de una consultoría de energía profesional y confiable.

  1. Fijación de objetivos cuantificables

La acción colectiva empresarial tiene una incidencia muy positiva en el programa de la Agenda 2030. La emergencia climática y la reducción de las emisiones de CO₂ son algunos de los desafíos globales, si tenemos en cuenta que estamos ante uno de los peores impactos de los últimos tiempos.

Algunos de los objetivos cuantificables son prevenir la pobreza y desigualdad,fomentar la economía circular, luchar contra el cambio climático, impulsar la financiación e inversión sostenible, la resiliencia hídrica y combatir la corrupción, entre otros. La idea es diseñar una hoja de ruta y cumplir las metas a corto, medio y largo plazo.

  1. Transformación del sistema financiero

Para abordar el reto de la transición energética es fundamental transformar el sistema financiero mundial. Para impulsar este cambio, el Pacto Mundial de la ONU ha puesto en marcha la línea “Finanzas e inversión” del programa Forward Faster.

Para ponernos en antecedentes, el año 2021 fue un año de cambios estructurales hacia un sistema financiero sostenible. Se creó la Glasgow Finance Alliance for Net Zero (GFANZ), una coalición de 450 entidades financieras con 130 billones de dólares en activos. En la búsqueda de soluciones sostenibles, las finanzas e inversiones representan el futuro económico.

  1. Cadena de valor sostenible

Este año 2024 es decisivo para el progreso en materia de sostenibilidad empresarial. Aunque no es una tendencia nueva, la madurez de algunos sectores es un factor clave en la gestión de la cadena de valor. La presión de las autoridades en el ámbito internacional y local juega un papel en la aceleración de este cambio, donde se encuentran implicados los empleados, clientes, accionistas, proveedores y la comunidad, en su conjunto.

Para una correcta gestión de la cadena de valor es necesario hacer un análisis de las diferentes fases y eslabones. Únicamente, a través de la observación se puede obtener un informe de los riesgos y diseñar una política acorde a los derechos humanos, respeto por el medioambiente y freno de la corrupción.

 

Las tendencias en sostenibilidad para este año y los venideros se traducen en una colaboración entre la institución pública y la inversión privada. No obstante, los beneficios intangibles ofrecen resultados económicos muy favorables en una sociedad cada vez más respetuosa con el medioambiente. Todas las empresas que quieran impulsar un cambio positivo pueden ponerse en contacto con nosotros. En R2M nos caracterizamos por ser un acelerador de innovación cuyo objetivo es proporcionar ventajas económicas, sociales y medioambientales a la ciudadanía.

Más noticias

Las comunidades energéticas locales (CEL) cada vez tienen mayor protagonismo

La eficiencia energética en la industria es un fenómeno que

Este año puede ser clave a la hora de hacer