Planificación operativa y estratégica

Planificar es una tarea esencial dentro del mundo empresarial. Pero dentro de esta labor, debemos diferenciar entre planificación operativa y estratégica.

Ambas formas son diferentes en su enfoque, pero se complementan entre sí y son totalmente necesarias para que las empresas puedan alcanzar las metas que se han marcado. En líneas generales, aunque ahora lo veremos con más detalle, la planificación estratégica define los objetivos empresariales y los cursos de acción necesarios para alcanzarlos, mientras que la planificación operativa pone el foco de interés en la ejecución de las estrategias previamente establecidas.

Planificación operativa y estratégica

Planificación estratégica

La puesta en marcha y posterior crecimiento de un negocio requiere de un cuidado planteamiento a través del que se determinan las metas a alcanzar y qué se va a hacer para lograrlas. Por eso, todas las fases del proceso de planificación resultan igualmente importantes y no hay que saltarse ninguna.

Lo primero que hay que hacer es abordar la planificación estratégica para definir la misión, visión, análisis y el planteamiento estratégico de la organización. Dicho de otro modo, a través de ella se establecen los objetivos que la empresa quiere lograr a largo plazo, y los cursos de acción que son necesarios para poder alcanzarlos.

Precisamente por ello, la planificación estratégica es un proceso integral que tiene en cuenta lo que ocurre tanto dentro como fuera de la empresa.

A partir de un análisis DAFO se determinan las debilidades internas de la organización, las amenazas que hay en el mercado, las fortalezas de la empresa, y las oportunidades que hay para ella en el entorno empresarial. Con estos datos se pueden empezar a definir los objetivos estratégicos que actuarán a modo de guía en todas las decisiones que deban tomarse en el negocio, en la asignación de recursos, y en todas las actividades que se van a llevar a cabo.

Los objetivos marcados deben ser siempre SMART. Específicos (Specific), medibles (Measurable), alcanzables (Attainable), relevantes (Relevant) y a tiempo (Timely).

Planificación operativa

La planificación estratégica tiene un carácter más general, mientras que la operativa es mucho más específica. Se centra en lo que hay que hacer para alcanzar esos objetivos SMART que acabamos de mencionar.

Consiste en convertir la estrategia de la empresa en un conjunto de acciones concretas y detalladas que servirán para ir cumpliendo objetivos a corto plazo. Para ello, define la forma en que se han de realizar las tareas diarias en la empresa, y determina la forma más óptima de aprovechar los recursos.

Su puesta en práctica requiere, en primer lugar, convertir los objetivos estratégicos en objetivos operativos más pequeños y cuantificables. Cuando estos están claros, se procede a diseñar planes de acción que permitan su consecución, y a definir el sistema de monitorización para supervisar si se están logrando los resultados esperados. Después, se hace una asignación de recursos humanos, materiales y financieros, y se empieza a trabajar para alcanzar las metas marcadas.

5 diferencias principales

Seguro que ya tienes claro que planificación operativa y estratégica no son lo mismo, a pesar de estar estrechamente ligadas entre sí y ser ambas imprescindibles para que las empresas logren sus objetivos. A pesar de ello, no es mala idea profundizar un poco más en ambos conceptos para ver de forma más clara las diferencias entre ellos.

Tiempo

La planificación estratégica se centra en los objetivos que la empresa quiere lograr a largo plazo, lo que suele englobar un período de tres a cinco años. Por el contrario, la planificación operativa está centrada en el corto plazo, normalmente se orienta a los objetivos que se desean conseguir dentro de un año fiscal.

Objetivos

El plan estratégico habla de objetivos genéricos que son perseguidos por la compañía en su conjunto. Mientras que el plan operativo va mucho más al detalle y establece metas para cada departamento. La conjunción de los objetivos establecidos para cada departamento, permite avanzar en el camino hacia el logro de las metas empresariales.

Responsables del diseño

El plan estratégico lo define la dirección de la organización, pero el plan operativo de cada departamento lo define el líder o líderes responsables del mismo. Así, el departamento de marketing diseña y aplica su plan operativo, el de finanzas, el suyo, etc.

Presupuesto

El plan estratégico se realiza a través del presupuesto definido específicamente para el mismo. Luego, parte del presupuesto general se va destinando a los diferentes proyectos operativos.

Informes

Los informes sobre el plan estratégico se presentan de forma trimestral o anual, e implican de manera directa al equipo ejecutivo de la empresa. Por el contrario, los informes sobre la planificación operativa se elaboran en el correspondiente departamento, y se suelen revisar de manera mensual y trimestral.

Características

Planificación estratégica

  • Se orienta al largo plazo.
  • Tiene un enfoque integral que engloba todos los aspectos relevantes de la empresa.
  • Es flexible y adaptable. Si se produce un cambio en el entorno, la estrategia puede ajustarse para hacer frente a los desafíos.
  • Tiene un enfoque global y sistémico, no analiza los departamentos de forma aislada, sino que quiere integrarlos y que haya coherencia entre las diferentes partes de la organización.
  • Enfoque interno y externo. Analiza el entorno externo de la organización, pero también valora los recursos y capacidades internas a la hora de fijar los objetivos.
  • Involucra a diferentes actores dentro de la empresa.
  • Su principal objetivo es obtener una ventaja competitiva que sea sostenible.

Planificación operativa

  • Está orientada al corto plazo, entre uno y tres años.
  • Su enfoque es muy concreto y detallado, centrándose en las acciones que hay que llevar a cabo en cada departamento.
  • Es el puente para implementar la planificación estratégica.
  • Se centra en hacer un uso eficiente de los recursos.
  • Requiere una supervisión constante de los progresos.
  • Es flexible y se puede adaptar a los cambios si es necesario.
  • Requiere una buena comunicación y una colaboración estrecha entre los encargados de su aplicación.

Planificación operativa y estratégica son dos herramientas que resultan fundamentales cuando se trata de llevar a cabo una gestión empresarial exitosa. Si quieres ayuda con tus proyectos, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a desplegar todo su potencial.

Más noticias

Para impulsar un desarrollo sostenible que favorezca el medioambiente, es necesario

La tecnología avanza de manera espectacular, sorprendiéndonos cada vez más

El confort térmico cumple un papel fundamental en la vida